[…] Para poder hacer el picado debía de doblar ligeramente la muñeca. Y, pese a que no era un movimiento muy doloroso, no me convenía forzar y tener que empezar desde cero la recuperación. Sin embargo, me di cuenta de una cosa que SI podía hacer, ARPEGIOS. […]

Responder